Un alto en el andar

                  “La vida siempre nos da tropiezos, pero hay que sacarlos adelante"

Con la unión de dos clubes, Nutrias del Tolima y Visión corazón, en 2016 se crea la Liga Deportiva de Limitados Visuales, la cual busca el bienestar de todos los invidentes en modalidades como natación, fútbol sonoro y ajedrez. Liga que es representada en el consejo directivo de Indeportes por Daniel Quintero, un docente de la Normal Superior de Ibagué, quién fue gestor en la creación de dicha liga, debido a que él vivió en carne propia la exclusión deportiva hacía personas con discapacidad visual.

Alisson 7 

¿Quién es Daniel Quintero?

-Soy un invidente más, me gusta superarme y demostrar a todo el mundo que uno puede. Me gusta ayudar a los compañeros con discapacidad visual, no solo en el campo deportivo, sino en la educación y en los medios de comunicación. Quedé ciego a la edad de 9 años y a partir de ahí empecé a trabajar por el bien de la comunidad con discapacidad visual. Siempre he buscado que se abran puertas, inicié y terminé mi licenciatura en inglés y español en la Universidad del Tolima, y allí fui la primera persona con discapacidad visual que se incluyó en la universidad con muchos problemas, pero los superé y demostré salir adelante. Hoy estoy muy contento porque desde mi sitio de trabajo he podido ayudar a mucha gente.

¿Cómo surgió su discapacidad?

-A la edad de 9 años, viendo televisión me dio una picada en los ojos y ahí quedé ciego, me hicieron cirugía y no pasó nada, y después de comprobar que no volvía a ver me dediqué a estudiar.

¿Cómo fue el proceso de re-aprendizaje?

-Como un niño, porque volví a iniciar el primero de primaria, segundo, tercero y como era en un colegio especial para ciegos de Cali, entonces iba aprendiendo a leer y a escribir. Lo mismo que cualquier otro niño que vea pero en braille.

¿En qué momento se apropia de su discapacidad?

-En el momento en que terminé mi  título de normalista superior. Vi que podía hacer muchas cosas por la discapacidad visual en mi condición de persona también invidente, eso me dio pie para decir que puedo ayudar a los demás, a partir de ahí asumí mi discapacidad como un reto para demostrar que sí se puede.

¿De qué manera le ha afectado esta discapacidad?

-No, a mí no me ha afectado de ninguna manera, yo siempre he demostrado que se puede ser más independiente.

¿De qué manera ha ayudado usted a otras personas con discapacidad?

-He ayudado de diferentes maneras. Primero con aportar mis conocimientos, capacitarlos, educarlos, sacarlos adelante en la educación, en el deporte y en los medios de comunicación. A veces la falta de recursos económicos impide muchas cosas pero de mi bolsillo sacó los recursos que sean necesarios para ayudar a los demás.

¿Ha practicado deportes?

-Sí, he practicado natación, ajedrez y fútbol. No soy el mejor pero he hecho el intento y hay personas que a pesar de su discapacidad visual nos superan bastante en el deporte.

Alisson 1 1

¿De qué manera han influido en su vida?

-Me han servido más para relajarme, aprovechar el tiempo libre, para tener otras actividades diferentes al trabajo. El deporte es como un alto en el andar, en el camino y seguir adelante.

Tengo entendido que tiene proyectos con respecto al deporte para las personas en condición de discapacidad, ¿Qué podría contar sobre ellos?

-Ese proyecto tiene inicialmente la propuesta de sacar a los delegados que irán a competir a los Paranacionales que se realizarán en el año 2019, y es un proyecto que está avalado por Coldeportes Nacional y por la Federación Nacional de Limitados Visuales de Colombia, nosotros nombramos los entrenadores para capacitar a los chicos en natación, en ajedrez, y en fútbol. Esos entrenadores están en observación, se les hace seguimiento para poder permitirles que el trabajo sea excelente. Contactamos con las instituciones deportivas, se hacen proyectos para servirles de apoyo y desde luego contactamos con interinstitucionales para poder trabajar en los diferentes escenarios  deportivos.

¿En qué consisten estos deportes?

-Pues el fútbol sonoro es como el microfútbol o fútbol sala, con la diferencia de que el balón contiene más o menos 10 cascabeles dentro, lo que permite que los deportistas escuchen el balón y así puedan saber dónde está ubicado. Los deportistas deben llevar vendas en sus ojos porque hay unos que pueden ver un poco más que otros, no mucho, pero hay otros que su visión es totalmente nula, entonces por eso se usan las vendas, para que estén en igualdad de condiciones. Además, también se diferencia del fútbol convencional porque hay tres personas quienes guían a los deportistas para que sepan quién tiene el balón o si se van a salir de la cancha.

En el ajedrez si hay artas diferencias con respecto al ajedrez común. Se necesita de un tablero especial en dónde las casillas negras son más altas que las blancas para que al tocarlos se puedan diferenciar. Además, en cada casilla hay un orificio en el centro en donde las piezas se calvan y así al momento de tocarlas no se corran, ni se caigan. Las piezas negras tienen un pequeño relieve en la parte de arriba para poder distinguirlas. Cada jugador tiene su propio tablero, y ellos van avisando según cada jugada que hagan y así mismo las van haciendo en su respectivo tablero. También se usa un reloj con voz, para que indique el tiempo del juego. Cada jugador tiene sus audífonos conectados al reloj.

¿Cómo nacen estos proyectos?

-Estos nacen a raíz de nuestra participación en los diferentes pueblos. Al principio jugábamos de manera informal en diferentes canchas, pero siempre nos cerraban las puertas. Era necesario organizarnos en clubes deportivos, y a la vez en ligas para que pudiéramos abrir puertas en diferentes sitios de la ciudad. No participábamos en los eventos deportivos a nivel nacional e internacional. Hoy estamos participando porque nos organizamos, estamos con una liga que demuestra trabajo y gracias a ella, hemos podido beneficiarnos del señor gobernador del departamento con material especializado para el deporte de las personas con discapacidad.

¿Cómo logró usted hacer este proyecto?

-A través de contactos personales e institucionales, también a través de la radio, porque siempre he sido un enamorado de las emisoras, tenía un espacio que se llamaba “El deporte de las personas con discapacidad”, dábamos a conocer todo lo que se refiere al deporte y se logró incentivar a los limitados visuales de la ciudad para que nos uniéramos y formamos juntas directivas.

¿Qué busca usted con estos proyectos?

-Busco que los estudiantes demuestren a todo el mundo que a pesar de su discapacidad pueden hacer deporte, pueden competir y pueden tener oportunidades de viaje a diferentes escenarios deportivos nacionales e internacionales, buscamos que se incluya  la población con discapacidad visual en los diferentes eventos deportivos  que organizan Indeportes y Coldeportes a nivel nacional.

¿Qué impacto cree usted que estos deportes tienen en los deportistas?

-Es un impacto bastante grande, primero en su proceso de rehabilitación, qué es lo que buscamos, que las personas con discapacidad se movilicen solos, que puedan desplazarse por los diferentes lugares y escenarios deportivos, que el deporte les sirva cómo salud y lo más importante  que adquieran medallas y recursos económicos para poder sostenerse en el deporte que escogieron.

¿Cuál es el mensaje que usted le deja a los niños y jóvenes?

-Decirles que la vida nos da tropiezos, pero que hay que sacarlos adelante, que debemos superarnos, salir siempre con una frente muy en alto y demostrarle al mundo que no somos sinónimo de pobrecito ni de incapacidad, sino que somos oportunidad. Nosotros no nos adaptamos a la sociedad sino la sociedad se adapta a nosotros.

Promotor de sueños

Fundador del club deportivo Nutrias del Tolima. Él es Olmedo Torres, un invidente valluno de 67 años de edad. Quien hace más de 30 años llega a Ibagué, en un principio con el fin de trabajar con una empresa de muebles. Pero, en el transcurso de su estadía, se da cuenta que Ibagué no contaba con uno de sus deportes favoritos, el fútbol sonoro. Y es en ese momento en que decide incentivar a más invidentes para que practiquen este deporte. Y así es como logra formar parte del grupo de fundadores del club Nutrias del Tolima. Dónde por medio de este, logra ser un ejemplo para aquellos que dicen que los discapacitados “No pueden”.


 Por: Henry Castaño. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Ibagué.  

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso