¿Oportunidad de Crecimiento o Sentencia Económica?

Por: Valentina Herrera Rojas.


La competencia es tan dura, que por cada cien pesos de ventas sólo se ganan 18 pesos y esto en el caso de los supermercados. ¿Podríamos imaginar que sucederá con la tiendas de barrio?


El equilibrio y la subsistencia en la calidad de vida de muchos ibaguereños dependen de la gestión comercial, pequeños comerciantes de barrios o negocios locales que aparte de ganarse la vida a través del comercio, representan el desarrollo regional de la ciudad de Ibagué. Desde hace más o menos 10 años la capital tolimense presenta un desarrollo desmesurado, un fenómeno de modernización sin consistencia, ni organización. Hoy ese desarrollo podría estar amenazando el sector económico de la ciudad.

Oportunidad de crecimiento

La vocación productiva de esta ciudad es el comercio, esto lo demuestra la encuesta de percepción ciudadana expuesta en el presente año. Esto quiere decir que el desarrollo regional de la capital tolimense se basa en la actividad socioeconómica que consiste en el intercambio de algunos materiales libres para el mercado, en la compra y venta de bienes y servicios, sea para su uso, para su venta o su transformación.

Las cifras aportadas por las tres cámaras de comercio del Departamento del Tolima, revelan que el 87 por ciento de las empresas grandes de la región están en la Ciudad Musical, lo que indica que el mayor número de empresas está concentrado en Ibagué. Un tema clave es que el tejido empresarial de las tiendas de barrio y los negocios locales del Departamento, están siendo amenazados por grandes cadenas de “minimarkets” dando cabida a un flujo comercial con el que aún no se cuenta y una economía inexistente, que poco a poco, acabara con nuestros pequeños comerciantes.

En la Ciudad hay un rango de 4.650 tiendas, con la nueva ola de minimercados en los distintos barrios y lugares de la ciudad es probable que la mayoría de los tenderos y negocios locales tiendan a desaparecer. Carlos Alvarado, gerente y propietario de la cadena Mercacentro afirmó a distintos medios de la Ciudad que el objetivo de la nueva competencia es copar el mercado local y acabar con las tiendas de barrio. Algunas de estas marcas son D1, Justo y Bueno pero el promedio de tiendas de descuento que llegaran a la ciudad es de 40, este proceso de expansión comercial pondrá en riesgo al mercado minorista de la región.

tienda


Óscar Germán Díaz Enciso, director Ejecutivo de Fenalco Tolima indicó que las nuevas sucursales serían abiertas en el transcurso del 2017. 


 

Para diciembre Ibagué tendría un aproximado de tres tiendas de descuento por cada comuna, lo que podría llegar a colapsar el comercio local. Para Fenalco Tolima, la llegada de estos negocios representa una competencia directa para dos tipos de establecimiento: las grandes superficies y las tiendas de barrio. Hoy el sector de hipermercados manifiesta su preocupación ante esa situación, pues en la ciudad este tipo de tiendas han mostrado tener una buena retención de clientes potenciales de todos los estratos socio económicos.

tienda dosLa competencia es tan dura, que por cada cien pesos de ventas sólo se ganan 18 pesos y esto en el caso de los supermercados. ¿Podríamos imaginar que sucederá con la tiendas de barrio? La Red De Tenderos conformada en la ciudad de Ibagué, manifiesta que será muy difícil igualar los precios que ofertan en el público este tipo de súper tiendas.

La problemática no radica en el plan de expansión nacional que se viene dando en Colombia hace más o menos 7 años, es la gran cantidad de demanda de este tipo de negocios que llegarán abrir en la ciudad cuando aún no tiene una economía, ni un desarrollo comercial fuerte para que este no llegue a afectar a los pequeños establecimientos creados y fortalecidos en Ibagué.

En lo corrido del año los hogares colombianos han sufrido los embates de unos presupuestos erosionados y de un clima de pesimismo que no le hace bien a la actividad económica. Esta situación se ve reflejada en un mediocre comportamiento de las ventas del comercio. Lo que comprueba el reporte que realizo la compañía Kantar Worldpanel, afirma que el gasto de los colombianos se redujo 7% entre Diciembre y enero pasados, mientras que la frecuencia de compra de los hogares colombianos cayó, al pasar de 5% en Diciembre del año pasado a 1% en este Enero. Estos establecimientos que comercializan productos básicos de la canasta familiar, a bajo precio, crean un panorama de duda en el sector del comercio de la ciudad de Ibagué para tenderos, empresarios, proveedores y productores de bienes y servicios que hoy luchan ante una depresión económica latente.

El comercio tiene una amplia experiencia en momentos de crisis y reducción en el consumo. Los micro/empresarios, los proveedores como los distribuidores, deberán encarar el futuro panorama económico de la ciudad con buenas estrategias y cabeza, al igual que los consumidores es decir la población Ibaguereña deberá priorizar sus gastos ante la inflación y el alza de impuestos


Realizado por: Valentina Herrera Rojas. Estudiante  Programa Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Ibagué.

 

 

 

 

 

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso