La auténtica comunicación es fiesta. AFACOM en 4 días

 Por: Orlando Barón.


 

 

afaco3

Juan Gossaín, el gran Juan Gossaín Abdala, fue un "pelao" bastante travieso. Sus compañeros, ahora viejos como él, recuerdan que una tarde ya lejana formó a varios de ellos frente a la pared trasera de un patio y les informó que él era un ganadero y que ellos eran sus vacas. Una vez informó a todos del juego, él fue hasta la cocina, puso un alambre con forma de "jota" sobre el fogón y esperó a que se pusiera al rojo vivo. Con el alambre incandescente regresó al patio y luego de pedir a tres de los presentes que sujetaran la vaca elegida por él, la marcó en la barriga. Por suerte, dice Eduardo, amigo de Juan, el "pelao" se llamaba Jairo y el alambre le marcó una "jota" más bien decorosa. Lo que se vino después fue una tremenda golpiza paterna para Juan. Reprimidos sus sueños de ganadero se asoció con un amigo y entre los dos fundaron el primer periódico del barrio. Lo llamaron "La Herradura" y en él, los vecinos podían enterarse de los chismes del vecindario. La empresa periodística era muy sencilla: el amigo hacía las veces de reportero y Juan, de redactor. Una vez escribían todo en hojas las vendían casa por casa. La triquiñuela consistía en que una vez se agotaban los ejemplares impresos de la edición, volvían a la puerta de sus compradores y pedían el periódico que habían vendido antes. Se trató, dice Juan Gossaín, del único periódico del mundo que debía devolverse una vez se leía... estas historias, contadas en un documental realizado por los profesores Alberto Martínez y Oscar Mauricio Durán de la Universidad del Norte son parte ahora del periodismo colombiano, son parte, también, de la historia de La Asociación Colombiana de Facultades y Programas Universitarios de Comunicación (Afacom).

Miércoles, 29 de marzo de 2017

Afacom 2017: Estrategias de Comunicación y apuestas interculturales rindió homenaje a Juan Gossaín Abdala por sus aportes al periodismo y a la comunicación. Este año el encuentro Afacom coincidió con la Catedra Europa, un evento que se realiza cada año en la Universidad del Norte en Barranquilla. Los dos eventos se fusionaron y compartieron varios de sus temas e invitados. Además del homenaje a Juan Gossaín, periodistas como Juan Camilo Maldonado y Gervasio Sánchez mostraron sus trabajos y dialogaron con académicos sobre el que-hacer del periodismo en nuestros días. Cuando asisto a encuentros académicos suelo, como muchos, tomar notas. Las notas siempre me producen una sensación más bien extraña: al escribirlas tengo la impresión de estar escribiendo algo totalmente coherente. Más tarde, cuando reviso, veo que se trata de frases sueltas, en ocasiones vivamente opuestas; bien consideradas no son más que retazos de pensamientos múltiples que, aprisionados de repente en frases ligeras, no dicen lo que debieran.

Ahora que reviso mis notas encuentro que escribí las frases y conclusiones contundentes y que subestimé las anécdotas y los detalles de cuanto dijeron los ponentes. En las notas que tomé mientras hablaba el español Gervasio Sánchez (free lance y foto-reportero de guerras), leo que él insiste en hacer periodismo a la manera de un largo viaje. Mostró a los asistentes como él ha construido historias con personas a las que sigue durante la guerra, pero también después de la guerra (si le es posible, cuenta incluso, su vida antes de la guerra). Su periodismo usa técnicas más cercanas a la biografía e historia que a la redacción de noticias o reportajes. Quizá por eso el profesor con quien dialogó frente al auditorio insistió en que en nuestras facultades debemos enseñar a escribir y no sólo a redactar... debemos pensar como construir la historia mientras hacemos el trabajo de reportero... lo difícil siempre será encontrar la narrativa de cada situación... al fin y al cabo, como dice el propio Gossaín al periodismo no le basta con decir la verdad, esa verdad, además, debe estar muy bien contada... Como ven, empiezo a usar las notas que tomé, y mis notas jamás serán suficientemente coherentes para contar la historia de Afacom 2017.

afacom4

 

Jueves, 30 de marzo de 2017

Sandra Massoni, autora argentina, insiste que hoy la Comunicación Social es una disciplina científica y no un mero saber instrumental. A partir de lo que ella llamó 4 metáforas visuales planteó al auditorio que la Comunicación Social ha recorrido un largo camino, en ocasiones sin diálogo y en medio de oposiciones entre quienes la enseñan. La comunicación según su tesis se ubica en las teorías de la complejidad y habla siempre desde los bordes y las fronteras de los saberes y las ciencias sociales. Su presentación, con muchos efectos de transición entre diapositiva y diapositiva, señaló que la comunicación en nuestros tiempos tiene su fundamento en las estructuras de Red y no la emisión de Mensajes elaborados por un Emisor calificado (llamado hasta hoy, Comunicador o Periodista). Ya no se trata de que consagrados periodistas o comunicadores expongan Puntos de Vista, se trata, en nuestros días, de que el comunicador diseñe Puntos de Encuentro. Mientras la escuchaba rememoré el encanto de las cátedras universitarias en las que se enseña Teorías de la Comunicación. Esas cátedras que hacen dar sueño a más de uno, pero que resultan esenciales para construir nuestras ideas del comunicador-pensador. Esas cátedras que nos alejan de la tentación de ver al comunicador como simple técnico de la información. La profesora Ana María Suarez, siguió a la argentina Massoni y mostró al auditorio los resultados del perfil de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom). Si a varios disgustó el énfasis cuantitativo del estudio, o su lenguaje cargado de neologismos, hay que reconocer que estos resultados nos dan pistas de lo que piensan hoy los profesionales de la comunicación que laboran en corporaciones y empresas.

 

afacom5

 

Viernes, 31 de marzo de 2017

Por fin llegó el día de Lina y Sofía. Llegó por fin el encuentro de los semilleros de Afacom. Sofía y Lina, estudiantes de la Universidad de Ibagué habían presentado, un mes atrás, su ponencia a la convocatoria que abrió Afacom 2017 para estudiantes. Aprobado por los jurados, su trabajo fue uno de los seleccionados para presentarse ante un auditorio. La presentación se programó en el salón K-411 de la Universidad Autónoma del Atlántico. Un poco nerviosas, pero muy seguras, Lina y Sofía, abrieron la sesión ante 35 estudiantes y tres jurados evaluadores. Afuera la mañana lucía fresca y caribeña y desde la ventana se divisaban jóvenes en traje de gala que entraban a la universidad. No cabía duda de que todos ellos se dirigían a la ceremonia de grado que se realizaría aquel 31 de marzo en la Universidad. Fuera del salón, la universidad toda, rebosaba energía y camaradería, recordé que al entrar había encontrado grupos de estudiantes aquí y allá que hablaban y reían como sólo saben reír y hablar los costeños. El exposición de Lina y Sofia Digitex: paños de agua tibia para el desempleo ibaguereño fue la encargada de iniciar las presentaciones en este salón, ahora envuelto en una atmósfera académica. No pude evitar sentirme orgulloso por ellas y por el reportaje periodístico que presentaban y que sabía, les había tomado más de 8 meses realizarlo. Cuando terminaron se las veía ya tranquilas y en el salón se escuchó el primer aplauso de la mañana. De inmediato se oyeron también las recomendaciones de los expertos. A Sofía y Lina le siguieron jóvenes investigadores de Villavicencio, Norte de Santader, Santa Martha y Pamplona. Cada trabajo mostraba su propios méritos y errores. Lo interesante de estos proyectos de los estudiantes de Comunicación Social & Periodismo es que reflejan, desde miradas jóvenes, viejas preocupaciones e indagaciones sobre la Comunicación y su relación con los problemas que aquejan al país.

afacom6

 

Entre tanto, 44 decanos y directores de programa de Comunicación Social & Periodismo del país, entre ellos, nuestra actual directora Luz Dary Espitia, se reunieron, no lejos de allí. A lo largo de 7 horas mujeres y hombres discutieron los planes de mejoramiento para las facultades y programas del país. Aprobaron el Informe Financiero y el Estado de Cuentas del último año y avalaron el proyecto Profesiones de la Comunicación y el mundo del trabajo que Afacom y sus facultades adscritas adelantará en los siguientes meses. Al cierre, la Asamblea definió a Cali como ciudad sede para el próximo encuentro Afacom.

Sábado, 01 de abril de 2017

Son las 6.40 de la mañana y ya estamos en el avión que nos llevará de regreso. Mientras esperamos el despegue se me viene encima el recuerdo del profesor que salió corriendo de Barranquilla por culpa de un pealo de apellido Gossaín. El profesor había llegado de Bogotá y en definitiva no tenía idea de la jerga costeña. Un día, y justo al momento de terminar la jornada escolar, Juan levantó la mano y le dijo al profesor que nadie podía irse para su casa porque a él le habían robado "la mondá". Todos los alumnos se miraron sorprendidos, pero decidieron seguirle la corriente a la nueva locura de su compañero. El profesor ordenó a todos que buscaran entre sus útiles y advirtió que nadie se iría a casa hasta que apareciera "la monda de Juan". Por supuesto la "monda" nunca apareció. Lo que sí apareció fue otro castigo para Juan y sus mamagallistas compinches. El caso fue que el profesor se sintió burlado por unos muchachos mal educados y decidió regresarse a Bogotá. A diferencia de aquel profesor bogotano yo no me llevo malas impresiones de la ciudad. Recorrí esa Barranquilla que sueñan los arquitectos, la de los barrios con casas monumentales y de inspiración árabe. Cierto que no pude ir a la ciudad marginada y central. Eso, sin duda, me impida tener una visión más real de esta gran ciudad. La Universidad del Norte quedará en mi memoria como un claustro acogedor y multifuncional. En ella se sobreponen los espacios académicos y de disfrute de una forma "demasiado moderna". Me llevo el concierto de Monsieur Periné que organizaron los encargados de la Cátedra Europa y al que tuvieron la deferencia de invitarnos. Quedará la imagen monumental del Cristo Libertador Latinoamericano que vimos en la Catedral de Barranquilla. Quedarán los amaneceres de una ciudad que se despierta frente al mar y que parece caminar al ritmo de las olas y la brisa marina. Quedará ese mini-carnaval que cerró las presentaciones del jueves y del que participamos, pues "nadie viene a Barranquilla y se marchar sin bailar." Quedará sin dudarlo, el Modelo Comunicativo que sostiene la organización del Carnaval de Barranquilla y del que se aprende que la Auténtica Comunicación siempre será Fiesta. Para alguien que ama la comunicación, el periodismo y la literatura es un sacrilegio visitar esta ciudad y no ir a la Caverna, esa tienda que hicieron famosa Alejandro Obregon, García Márquez, Cepeda Zamudio y el maestro José Felix Fuenmayor. Allí estuve y debí tomarme 2 cervezas para brindar por los artistas más maravillosos que tuvo este país en los últimos 70 años.

 


Por: Orlando Barón. Docente programa Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

Fotografías: Sofía Mahecha. Tatiana Ávila.  

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso