Plebiscito por la paz, una decisión que no debe ser tomada por el respaldo o la crítica a un gobierno

 Por: Luisa Gutiérrez y Camila Patiño


A tan sólo un mes del ejercicio democrático del plebiscito por la paz, integrantes de diferentes partidos políticos presentan sus posturas frente a éste. El mecanismo de participación tiene como objetivo dar legitimidad a los acuerdos pactados entre el gobierno y las FARC, y se llevará a cabo el próximo 2 de octubre.


 

Santiago Ríos, estudiante de Ingeniería Industrial, es uribista desde el año 2003 gracias a que en el gobierno del ex presidente Uribe, las políticas de seguridad e integración al campo del sistema productivo, según él, le dieron confianza a los campesinos de volver a cultivar y no migrar a la ciudad. Fue así como su familia tuvo la oportunidad de seguir trabajando con la tierra a pesar de haber sido afectados directamente por grupos armados.

entrevistapartidos

Santiago no está totalmente de acuerdo con los diálogos realizados en la Habana, pues afirma que “la idea de paz es polarizada, sesgada, sin un fin claro a nivel de reparación y penas ajustadas a los delitos cometidos”. Él está convencido de que Colombia somos todos, no santistas o uribistas, en favor o en contra de la paz, o de la guerra, para el “todos somos hermanos viviendo bajo el mismo techo”. Debido a esto, está dispuesto a dejar el sentimiento de desconfianza hacia el acuerdo de paz, para darle una oportunidad a la reconciliación y a un mejor país, motivos que lo llevan a apoyar el sí el próximo 2 de octubre en el plebiscito.

El rector de la Universidad Externado de Colombia, Juan Carlos Henao, es asesor jurídico del gobierno para la creación de las normas de justicia transicional. Henao ha expresado en varias oportunidades la necesidad de olvidar, de una vez por todas, al presidente Santos y a Álvaro Uribe, justificando que lo que está ocurriendo en este momento trasciende la coyuntura política del país. Justifica que las elecciones para el plebiscito son “para nuestros hijos, nuestros nietos y niños del futuro”. Además que el actual presidente y el senador del Centro Democrático, dentro de diez años ya no tendrán vida política. Concluye, entonces, que “lo que está en juego es mucho más grande”.

Por su parte, Iván Olarte, politólogo y docente de la Universidad de Ibagué, sustenta la postura de Juan Carlos Henao, asegurando que “la política de paz es tan relevante para un país que no se puede poner en términos de la paz de Santos, o por el contrario, la paz de Uribe sino que la paz es la paz”. Así mismo, Olarte asegura que los encargados de generar esa asociación entre el plebiscito y el gobierno de Juan Manuel Santos, han sido los medios de comunicación y el Centro Democrático.

Así como Santiago, muchos partidos políticos han decidido dejar a un lado la rivalidad o los diferentes ideales que tiene frente al gobierno de Santos, para darle al plebiscito un papel autónomo e independiente de la figura política del presidente. Como lo asegura el diputado del Tolima integrante del Partido Liberal, Carlos Reyes, este partido votará por el sí a pesar de las diferencias políticas que se tienen con el gobierno de Santos, como la reforma tributaria, el tema minero y el paro agrario. Sin embargo, el Partido Liberal se encuentra realizando campañas en las cuales explican por medio de cartillas los acuerdos realizados en la Habana, orientado a la gente para que vote por el sí afirmando que “la paz no es de nadie, sino que es un derecho de todo ciudadano”.

De igual manera, el diputado William Rosas del Partido Verde en Ibagué, asegura que el proceso de paz tiene todo el apoyo del partido. Esto, bajo la premisa de que no desaprovecharán ninguna oportunidad para darle fin definitivo al cese a la violencia y el inicio a la reparación social. No obstante, el Partido Verde no ha adelantado campañas políticas relacionadas al tema, ya que apoyan un hecho democrático participativo donde cada ciudadano tenga la capacidad de elegir a conciencia.

El vocero del Partido Conservador, José Elver Hernández, aseguró que las razones para estar a favor son muchas, pero principalmente porque “prefiere una paz imperfecta que una guerra perfecta y duradera”, teniendo en cuenta que es la responsabilidad con el país y las nuevas generaciones.

Actualmente, Colombia cuenta con nueve partidos políticos, pero sólo existe uno consolidado como el principal partido de oposición al gobierno de Juan Manuel Santos y, por supuesto, al proceso de paz desarrollado en este gobierno, el Centro Democrático. El diputado Milton Restrepo, vocero de dicho partido en la ciudad de Ibagué, asevera que la mejor manera de tener argumentos en cuanto a los acuerdos es leyendo el documento oficial. “No creo que exista una bipolarización de la paz de Santos y la paz de Uribe, simplemente que Colombia necesita la paz”, por otro lado, no cree justa ni digna la manera en que será entregado el país a las FARC, la postura ideológica del partido es que la paz a la que se está acordando es una paz injusta e inestable, que se puede destruir en poco tiempo.

sionoinfo

Restrepo manifiesta que existen otros grupos interesados en tomar el poder que tienen las FARC, puesto que el narcotráfico y la violencia son una forma de negocio que por mucho tiempo ha subsidiado la guerra y han perpetuado esta posición de poder que hasta el momento tienen las FARC. Además, el partido demuestra desacuerdo con el pago de un salario a los guerrilleros desmovilizados durante 24 meses con opción de prórroga si se demuestra que están estudiando o trabajando.

Continuando con los argumentos planteados por el partido uribista en voz de Restrepo, es injusto que los guerrilleros que han causado daño por tanto tiempo no reciban condenas por los delitos cometidos, sino que, por el contrario, se les dé la oportunidad de gozar de una libertad que no merecen. Lo que ellos proponen es que el tratado de paz se haga con la ciudadanía, principalmente con los jóvenes, porque al final, ellos son quienes conformarán las futuras generaciones.

Federico Clausen, estudiante de derecho, es seguidor de la ideología del ex dirigente Uribe a raíz de su gobierno, en el cual, según él: “el país fue entregado por los suelos, con problemas de seguridad y democracia civil, sin embargo el ex presidente, por medio de su gobierno, logró estabilizar la economía y aumentar la seguridad, con lo cual los campesinos pudieron dejar de lado los miedos que habían sido impuestos por los grupos armados”.

Clausen comenta que ser uribista no lo abstiene de tener otro punto de vista acerca de la paz. Añade que “Colombia es un país que busca solo culpar y no remediar lo que hace mal”. Para él, el mayor problema son los “ladrones de cuello blanco, políticos”, y seguido de esto, la falta de educación, por la cual cree que es necesario reintegrar a los guerrilleros y formarlos moralmente, para lograr que los colombianos se sientan seguros y protegidos, porque la educación debe ser el primer escalón hacia la paz.

Finalmente, el Centro Democrático, principal impulsor del no en el plebiscito, argumenta que si los resultados de la votación favorecen su propuesta, el gobierno se vería obligado a renegociar sus acuerdos firmados en la Habana. Sin embargo, este planteamiento dista de la realidad debido a que la Corte Constitucional manifestó en su sentencia, que el plebiscito aprobaría o desaprobaría los acuerdos. Es decir, en caso de ganar el no se tendría que realizar una nueva negociación totalmente ajena a la negociación actual.

Por otra parte, los demás partidos políticos, en su apoyo al sí en el plebiscito, presentan como argumento la necesidad inaplazable de darle una oportunidad de paz a las nuevas generaciones. Esta decisión no implica necesariamente que se esté de acuerdo con las políticas económicas y sociales desarrolladas por el gobierno Santos durante los 6 años de mandato, puesto que la paz es un bien supremo al cual tenemos derecho todos los colombianos, sin importar el gestor de esta iniciativa.

 


Por: Luisa Gutiérrez y Camila Patiño. Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso